20 cosas para entender a una Alfaro (y no morir en el intento)

  1. Si no vas a aportar nada, quítate y no estorbes.
  2. Si crees que puedes aportar algo pero aún no estás seguro, mejor no lo hagas. Las personas con iniciativa improductiva son peores que los estorbos.
  3. Si estás seguro que puedes aportar algo, hazlo de manera inmejorable. Aprende que, para ellas, el perfeccionismo es una forma de vida.
  4. Una Alfaro siempre encontrará las cosas, así que antes de decir “no está”, asegúrate que lo hayas perdido, enterrado, matado o ya no se produzca en ninguna parte del mundo.
  5. Nunca cuestiones lo que una Alfaro te dice con seguridad: siempre tendrá la razón, te lo echará en cara y, si no la tiene, igual te lo echará en cara.
  6. Una mujer puede hacer muchas cosas al mismo tiempo; una Alfaro se burla de eso y redefine el significado de ser multitareas. Al respecto, si no puedes llevarle el ritmo, recuerda el punto 1.
  7. Cuando una Alfaro te pregunte algo en tono irónicamente tranquilo, recuerda hacer cara de póker y moverte lo menos posible. Trata, si puedes, de camuflarte con algún objeto.
  8. Aprende que responderles y no responderles son conceptos igual de malos. Si no sabes qué es menos malo, vuelve al principio del no titubeo y contén la respiración.
  9. Intenta no dejar las cosas fuera de su lugar. La contaminación visual puede provocar alteraciones en sus frecuencias cerebrales.
  10. Nunca dejes las cosas para el último momento. N U N C A. Sí, te resolverán la vida pero tendrás que escuchar una letanía que te arrepentirás de haberles comentado tu pequeño descuido.
  11. Si aprietan la boca y te miran con los ojos de Medusa, empieza a pedir perdón por lo que hiciste. Si no hiciste nada, igual pide perdón.
  12. No las retes o contradigas, porque puedes escuchar frases inverosímiles como: “ah, entonces la maestra o es pendeja o es mentirosa”.
  13. No las dejes juntas en un concurso; se les irá la vida en ganarte.
  14. Recuerda que tienen ojos en la espalda y saben perfectamente la cara que estás haciendo conforme te alejas.
  15. Si un médico te manda reposo absoluto, no se los comentes, pues en menos de una hora tendrás a toda la familia en tu cama, comiendo, gritando, dando órdenes, y haciendo cosa que tú jamás habrías elegido. No es un tema de imprudencia, es un tema de solidaridad.
  16. Si te dicen que quieren algo para “ahorita”, significa que debió estar hecho ayer.
  17. “Mamacita y papacito” no son términos cariñosos. “Cabroncita o cabroncito”, sí.
  18. No te acerques mucho a ellas si tienen hambre.
  19. No olvides el principio “la tribu por encima del individuo”. Algunos ejemplos: si haces algo por una, asegúrate de hacerlo por todas; si te quieren, te querrán todas; si le vas a tomar foto a una, le tendrás que tomar a todas, etc.
  20. Relacionado con lo anterior, ten en cuenta que no existen los secretos, la privacidad, la intimidad, el espacio vital y esos principios inventados por los egoístas; en esta familia, todo es de todos y todos son de todos (excepto si babeas el pan dulce para apartarlo, en esos casos, sí existe el individualismo).

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Viajeros

Incongruencias

Tú a los tres