Encuentros XXIX

Juguemos a escondernos, es mi juego favorito. Yo voy a encontrar un lugar oscuro y solitario y me quedaré quietecita para que te cueste trabajo localizarme. Me aguantaré la risa para que no me descubras tan rápido, porque me gustan esos nervios que se sienten cuando sé que estás por llegar. Tú te harás el loco un par de minutos, lo harás porque también quieres controlarte, porque, cuando llegues a mí, los dos nos habremos encontrado y será inevitable perdernos el uno en el otro, en el silencio, en la complicidad. Entonces, también se convertirá en tu juego favorito y no querrás nunca dejar de jugarlo, porque será nuestro, porque no querrás que nunca nadie nos encuentre, porque no querrás que nadie nos haga daño.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Viajeros

Incongruencias

Tú a los tres