Lo que un español me dijo e hizo que mi piel se enchinara

"Me interesa mucho todo lo de México. Soy bastante ignorante al respecto, como la inmensa mayoría de los 'gallegos', pero me encantó 'El laberinto de la soledad' de Octavio Paz, que leí en la Facultad, y las pocas películas mexicanas que he visto me han parecido geniales. Me maravilló 'El violín'. También siento una deuda inmensa con ese País por la generosidad con la que acogió al exilio republicano. Eso, los españoles de izquierda, no lo olvidaremos jamás, y nos sentiremos eternamente agradecidos. Sobre la situación política, creo que su pueblo sabrá salir adelante a pesar de todo, porque es una gente luchadora, inteligente y con una gran fuerza interior. No conozco México, pero eso es lo que percibo". J.P.

Comentarios

  1. Seguro que ese español es en realidad un pendejo. Todos los son. Yo, por ejemplo, ando bien pendejo ahora mismo.

    ResponderEliminar
  2. Wow, qué bonito que sí haya quien nos vea así desde afuera. A veces creo que nos hace falta un poco de amor propio y creeer en nosotros mismos.

    O no...

    Saludos Enanillo.

    ResponderEliminar
  3. Tomillo: ¿Sabías que estás amargado? Creo que eres de esos españoles que ni siquiera saben utilizar bien los mexicanismos.

    Hija de Zeus: Me gusta que siempre me entiendes... ya te quiero más!

    ResponderEliminar
  4. botón, a pesar de que el periódico te drene la vida, no te olvides de postiar.

    ResponderEliminar
  5. Ay enano: No te voy a escribirte del español que si sabe algo de México, y que espera más de él que nos gustaría siquiera esperar a nosotros, tampoco del otro español que como tu bien dices es de esos extranjeritos que son RE mexicanos porque dicen pendejo, no mames guey y todo ese folklore que algún desdichado tuvo el gusto de "exportar" y que asumió como suyo. Estoy crudo y nos acabamos de ver hace algunas horas a y estoy re angustiado de tus exilios de ti mismo, de la nostalgia con la que hablabas ayer al principio de la noche colectiva, y de saberte esperanzada y esperando de que las cosas mejoren, nos estamos haciendo viejos cuando apenas estamos empezando a vivir como mi compadre muy bien lo señaló, no hay que dejar que la nostalgia de la vejez temprana nos atolondre y atrás es un paso que si a lo mucho se dá, es para agarrar impulso. Tu sabes cuánto y sobre todo tu sabes cómo...

    ResponderEliminar
  6. LO QUE DICE EL ESPAÑOL SOBRE MEXICO LO PUEDE DECIR CUALQUIER HOMBRE DE CUALQUIER NACIONALIDAD SOBRE LA PATRIA EXTRANJERA QUE ELIJAN.
    PESA MAS TODAVIA CUANDO SE TIENE CIERTO AFECTO O SE CREE TENER CIERTO AFECTO POR UN LUGAR QUE POR UN LADO NI SIQUIERA SE CONOCE Y POR EL OTRO TILDA CIEGAMENTE DE UN "PARAISO" EN SU CABEZA HECHA DE BUENAS INTENCIONES.
    LEER A OCTAVIO PAZ YA NO ES REFERENCIA, POR SI FUERA POCO.
    PERO EL PROBLEMA EMPIEZA CUANDO ALGUIEN CREE CONOCER UN LUGAR DEL EXTERIOR APENAS ESTANDO NI SIQUIERA 1/10 DE LA VIDA E INCLUSO CREE CONOCER A SU GENTE ESPAÑOLA E INCLUSO CREE CONOCER LOS MODISMOS DEL LENGUAJE DE SU PROPIA CASA E INCLUSO CREE QUE EXTRANJEROS NO USEN BIEN ESAS PALABRAS E INCLUSO TODO SE LO LLEVA EL VIENTO CUANDO ALGUIEN MAS OPINA Y SE NOTA LA FRAGILIDAD Y LA VOLATILIDAD Y LA MISERIA DE QUIEN HABLA DE LA AMARGURA PORQUE AL FINAL LA VEJEZ LA HA ALCANZADO.



    CH

    ResponderEliminar
  7. No sé cómo caí por acá. Tal vez hoy me levanté con el pie izquierdo. No entendí muy bien el efecto que debía causar este post, supongo que a lo mejor esa es su virtualidad: que para cada uno generará efectos diferentes; y creo que ese aspecto se refleja en los comentarios. De cualquier forma, estoy prácticamente al 100% de acuerdo en la opinión de "Anónimo" que firma luego CH, pero yo lo afirmo sin ser anónimo... Da la casualidad de que en España el verbo "enchinarse", bien podría, semánticamente, emplearse con motivo de enfado, (enojo dirían ustedes), lo cual otorga más ambigüedad al post y a sus efectos laterales. Dicho todo esto, siempre he pensado que no son buenos los nacionalismos y que un pueblo se define por sus valores y no por las etiquetas que lo sitúan a uno u otro lado del océano Atlántico. Es más, yo no sé qué soy, cuál es mi nacionalidad, sólo me la recuerdan en el aeropuerto cuando viajo, sólo sé que vivo en Madrid, que vivo con una mujer mexicana a la que amo, que cada año visito por un mes aquella tierra hermosa que me cuesta once meses de ahorro (en alcancía de cerdo) visitar y que ese mes es el más lindo del año. Un saludo a todos/as y a tí por hacer este blog que puedo leer.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Viajeros

Incongruencias

Tú a los tres